Cuatro Meses y Medio

Una actualización después de mucho: Como varios de los que me conocen en persona o de redes sociales saben, estoy viviendo en Buenos Aires hace un poco más de cuatro meses.

Cuesta dejar el lugarcito que uno se ganó, las comodidades, los amigos, la familia... arriesgar lo ya conquistado para así poder crecer aún más. Es cierto que en Encarnación tenía un buen trabajo, todo cerca y accesible, pero era lo mismo que ya tenía hace mucho y no estaba aprendiendo cosas nuevas. Y charlé con un amigo, me comentó de una oferta de trabajo, de ahí surgió una conversación por email, luego unas entrevistas. Y surgió una propuesta, y me jugué y me vine.

Si bien no tuve que aprender ningún idioma nuevo, me sigo adaptando a la cultura, al ambiente, a los códigos de un nuevo lugar y la forma de hacer las cosas que requiere una ciudad grande. Aprendí a moverme con transporte público, a saber que cualquier trámite puede llevarte la mitad de un día, a que todo está lejos, pero se sobrelleva bien cuando existe infraestructura y un mínimo de organización.

Luego del shock inicial de las primeras semanas, el simple hecho de estar expuesto a nuevos estímulos en un lugar donde requiere toda mi atención resulta una experiencia sumamente gratificante. Estoy trabajando en un proyecto muy diferente a todo lo que hice anteriormente en cualquier otro lugar. Estoy jugando con tecnología nueva, y también resulta que tengo compañeros de trabajo muy copados. Estoy aprendiendo técnicas en un área que siempre me resultó atrapante: todo lo relacionado a lenguajes de programación y análisis de código.

Empezar esta aventura está siendo una de las mejores decisiones que tomé en mi vida.

Comments

Comments powered by Disqus